Registrarse en bet365

*Bono sujeto a términos y condiciones

Las Casas de Apuestas Tradicionales

casas apuestas tradicionales

Las apuestas deportivas son una realidad presente en nuestros días en los que los eventos deportivos, además de disfrutarse en el terreno emocional, también sirven para ganar dinero por parte de los aficionados que así lo desean. Las apuestas de tipo deportivo nacieron en el Reino Unido, pero pronto, y debido al gran éxito que cosecharon en su país de origen, se exportaron al resto de países a través de la figura de las casas de apuestas, instituciones que han hecho posible globalizar el mundo de las apuestas deportivas hasta borrar cualquier tipo de límite territorial entre los diferentes países del mundo.

Las casas de apuestas tienen un papel muy importante en lo relativo a las apuestas deportivas, ya que hacen de intermediarios entre los jugadores. Éstas tienen la función de poner a disposición de los jugadores la plataforma para realizar las apuestas, recaudan el dinero que apuestan los participantes y en último lugar realizan los pagos a aquellos apostantes que resulten vencedores, llevándose el porcentaje correspondiente, ya que si no, no resultaría un negocio para ellas. A través de dicho porcentaje financian la empresa y obtienen beneficios.

No obstante, debemos establecer desde el principio una distinción entre casas de apuestas: por un lado encontramos las casas de apuestas tradicionales, como es el caso de Bet365 o Bwin, y por otro lado tenemos las casas de intercambio (P2P), categoría a la que pertenece Betfair. En este apartado analizaremos y explicaremos la consistencia de las casas de apuestas tradicionales.

Estas casas tienen por característica el que el participante juegue contra las propias casas de apuestas. Es decir, el dinero que podemos perder a través de una apuesta lo ganará de forma íntegra la casa de apuestas, irá directamente a sus arcas. De forma usual, en este tipo de casas de apuestas podremos apostar en diversos eventos deportivos, incluso en eventos no deportivos, ya que tienen una amplia oferta de eventos en los que podremos participar, por ejemplo, los ganadores de los premios óscar.

Las casas de apuestas tradicionales se financian gracias a la comisión en cada apuesta. Esta comisión esta descontada de las cuotas del evento. Así por tanto el mito de que el interés principal de las casas de apuestas tradicionales es captar el mayor número de personas con perfil perdedor, mientras que no suelen agradarles aquellos jugadores que son buenos apostantes es falso, lo que le interesa a las casas de apuestas son personas activas que apuesten regularmente. . Esto hace que incluso lleguen a limitar el número de apuestas para un jugador ganador, o al menos limitar el máximo de dinero apostante en torno a 1 euro. Es evidente que el negocio si no fuera por esto se vería perjudicado, y la ventaja de las casas de apuestas debe intentarse mantener de la forma en que sea necesaria.

Algunas casas de apuestas tradicionales pueden limitar la apuesta máxima por jugador en una cantidad determinada. Otro aspecto que suelen criticar los seguidores de las casas de apuestas de intercambio es que las cuotas que ofrecen las casas de apuestas tradicionales son más bajas que en las casas de apuestas de intercambio, esto no es cierto, dependerá del evento. Las cuotas en las casas de apuestas tradicionales son establecidas por un empleado de la casa de apuestas en función de la probabilidad de que se cumpla un pronóstico u otro, las cuotas en las casas de apuestas de intercambio se establecen dependiendo de las apuestas de los usuarios.