Registrarse en bet365

*Bono sujeto a términos y condiciones

Casas de Apuestas de Intercambio

casas apuestas intercambio

El deporte ha marcado la realidad social del último siglo y de principios de este siglo XIX. Está impregnado en la sociedad, en nuestro día a día, siendo uno de los fenómenos que a más gente consigue movilizar. Las apuestas deportivas son consecuencia de este éxito de los eventos deportivos entre la sociedad, ya que además de disfrutarse en lo personal, también con ello se hace posible que los aficionados ganen algo de dinero al realizar sus apuestas. Éstas nacieron en el Reino Unido, pero no hizo falta demasiado tiempo para que fueran exportadas al resto de países del mundo, logrando una aceptación mayor en aquellos países en los que las loterías ya estaban instaladas desde hacía tiempo y además el deporte tenía un papel protagonista dentro de la sociedad. Ha sido gracias a la presencia de las casas de apuestas el que se haya podido globalizar el mundo de las apuestas deportivas, eliminando cualquier tipo de frontera entre países a la hora de realizar nuestras apuestas.

Así es, las casas de apuestas juegan un papel más que importante en la posibilidad de realizar nuestras apuestas deportivas, ya que ejercen de intermediaros entre los jugadores. Ponen a disposición de éstos la plataforma en sí para poder realizar las apuestas, recaudan el dinero de los jugadores y, por último, realizan los pagos a aquellos que hayan conseguido acertar sus predicciones. No obstante, no todas las casas de apuestas son iguales, pudiendo hacer una distinción en dos tipos: las casas de apuestas tradicionales, como es el caso de Bwin, y, por otro lado, las casas de intercambio, tipo al que pertenece Betfair. Aquí procederemos a explicar y analizar en qué consisten las casas de apuestas de intercambio.

Las casas de intercambio de apuestas a través de un portal en Internet lo que hacen es poner en común lo apostado por los participantes. Reciben por ello también el nombre de casas de apuestas P2P. Son apuestas que realizan los participantes contra otras personas, no contra la casa de apuestas. Esta es la principal característica que tienen las casas de apuestas de intercambio, donde más que nunca las casas de apuestas ejercen un papel meramente de intermediarios. Dan soporte para que los jugadores puedan realizar sus apuestas unos contra otros.

Estas casas establecen el medio de contacto entre jugadores, que será el portal de Internet el medio técnico a través del cual los participantes ejercerán sus apuestas. Las cuotas se irán estableciendo en función de las apuestas de dichos jugadores, no será un empleado de la casa de apuestas quien las fije. Esta es la realidad: jugadores contra jugadores, no contra la casa de apuestas. Esto hace que exista una diferencia fundamental y básica de las casas de apuestas de intercambio respecto de las casas de apuesta tradicionales, y es que en las de intercambio a la casa de apuestas lo que le interesa es que sus clientes y usuarios ganen dinero, ya que las ganancias de los jugadores determinarán la comisión que se llevará la casa de apuestas, la cual suele estar establecida en torno al 5%. Esta es la manera en que las casa de apuestas de intercambio se financian y logran obtener sus beneficios: a través de las ganancias de los jugadores, que cuanto mayores sean, mayor será su equivalente en comisión. Tanto es así que, por ejemplo, si como hemos dicho la comisión que cobra una determinada casa de apuestas está establecida en el 5%, por cada 100 euros que un jugador gane con sus apuestas, 5 euros irán a parar a la casa de apuestas.