Registrarse en bet365

*Bono sujeto a términos y condiciones

En las apuestas de Waterpolo la selección española está entre los favoritos

El waterpolo es un deporte de agua que se juegan en una piscina en el que participan dos equipos. Los equipos se diferencian por el color del gorro. El equipo local lleva gorro de color blanco, los visitantes llevan gorro de color azul y los porteros de ambos equipos lo llevan de color rojo.

El waterpolo nació en el siglo XIX, exactamente entre los años 1869 y 1870, en Gran Bretaña, sin embargo, no fue deporte olímpico hasta los Juegos Olímpicos del 1900. A partir de ese momento, países europeos destacaron en este deporte. El primer campeonato del mundo se celebró en Hungría en 1973.

Como curiosidad, el balón que se utiliza ahora no es el mismo que se utilizaba en sus inicios. Pasaron muchos años hasta que se empezó a utilizar el balón actual. Las características del balón actual son idóneas para jugar en el agua. Este cambio de balón es lo que explica la gran diferencia que existe entre la media de goles que se marcan actualmente en un partido de waterpolo que la media de número de goles que se anotaban en los primeros años de este deporte.

Un equipo de waterpolo está formado por un total de once jugadores. Durante el partido, en el agua hay un total de siete jugadores por equipo, seis jugadores de campo y el portero, el resto son suplentes.

El escenario principal de un partido de waterpolo es la piscina. Dicha piscina tiene unas dimensiones determinadas. En los partidos de categoría masculina la piscina mide 30 metros de largo y 20 metros de ancho, y la profundidad es de 1,8 metros. En cambio para encuentros femeninos las dimensiones de la piscina cambian, midiendo 25 metros de largo y 17 metros de ancho 17. La profundidad es la misma para partidos masculinos y femeninos.

Un partido de waterpolo se divide en cuatro tiempos de ocho minutos cada uno y gana el equipo que más goles marque en la portería contraria a lo largo del partido.

Europa es el continente que mas afición tiene por este deporte, situándose Hungría como el país que tiene más títulos mundiales y olímpicos de waterpolo masculino. Hasta día de hoy, Hungría ha ganado las siguientes medallas olímpicas: nueve medallas de oro, tres de plata y tres de bronce. En el medallero le siguen, pero no de cerca, Reino Unido y Serbia, con cuatro y tres oros respectivamente.

La selección española está en la séptima posición del medallero olímpico de waterpolo masculino, con un oro y una plata. La selección española de waterpolo en los últimos años se ha posicionado como una selección fuerte en la lucha de los títulos mundiales y olímpicos.

Las primeras olimpiadas donde se incluyó la modalidad femenina fueron las celebradas en Sídney 2000. En estas olimpiadas, Australia ganó el oro, en las olimpiadas de Atenas 2004 el oro fue para Italia, en las olimpiadas de Pekín 2008 para Países bajos y en Londres 2012 para Estados Unidos. En los cuatro juegos olímpicos con waterpolo femenino han sido cuatro selecciones distintas las que han ganado el oro. Por tanto, en las apuestas de waterpolo femenino siempre hay cuotas muy interesantes porque no hay claros favoritos.

Estados Unidos siempre ha ganado alguna medalla en la categoría femenina en los juegos olímpicos, también Australia a excepción de los juegos olímpicos de Atenas 2004. España gano su primera medalla olímpica en waterpolo femenino en Londres 2012, se hizo con la medalla de plata.

Las casas de apuestas no ofrecen muchos tipos de apuestas para este deporte si comparamos con la gran variedad de apuestas que pueden existir en otros deportes como fútbol, pero ofrecen suficientes para poder hacer apuestas interesantes.

Se puede apostar al ganador del equipo, en esta apuesta, normalmente los empates tienen buenas cuotas. Las casas de apuestas también suelen ofrecer apuestas con hándicap, al número totales del partido e incluso al ganador de la competición. Cuando se trata de mundiales u olimpiadas, las cuotas de Hungría como ganador de la categoría masculina de waterpolo suelen ser bastante bajas ya que siempre parte como gran favorito. En waterpolo femenino la cosa cambia, no hay ninguna selección “segura” y las cuotas para la apuesta de campeón de un mundial o juegos olímpicos en la categoría femenina de waterpolo suelen ser muy interesantes.