Registrarse en bet365

*Bono sujeto a términos y condiciones

Las apuestas de Lucha Libre Olímpica las domina Rusia y EEUU

En un combate de lucha libre olímpica se enfrenta dos luchadores, el escenario del combate en un tapiz. El objetivo de los luchadores es conseguir derrotar a su oponente sin usar en ningún momento golpes, se debe derrotar al oponente únicamente con llaves. Una llave es válida cuando el oponente cae al suelo y sus hombros quedan fijos sobre el tapiz un tiempo estimado, sin moverse, hasta que el árbitro indica que es válida la acción.

Dentro de la lucha libre se distinguen tres modalidades: lucha grecorromana, lucha libre profesional y lucha femenina. Las tres modalidades están presentes en los Juegos Olímpicos. La federación internacional de lucha se fundó en 1912, y es la responsable de dirigir todas las categorías de este deporte.

El tapiz donde se desarrollan los combates es un cuadrado de 12 metros cada lado. Dentro del tapiz se distingue dos zonas:

  • Zona de combate: circulo de 9 metros de diámetro con dos zonas diferenciadas:
    1. Zona central de lucha: circulo de 7 metros de diámetro, es de color amarillo.
    2. Zona de pasividad: circulo por fuera de la zona central de 1 metro de ancho, es de color rojo.
  • Zona de protección: área entre la zona de combate y el borde del tapiz. Esta zona es de color azul.

Un luchador viste mallas de color rojo y otro de color azul. En los pies, los luchadores llevan botas reglamentarias con los cordones bien atados.

Los combates de lucha libre se dividen en 3 periodos de 2 minutos cada uno, con descansos de 30 segundos entre cada periodo.

Durante el combate, los luchadores realizan diferentes llaves o técnicas a su rival, cada llave permitida tiene una puntuación asignada por el reglamento del deporte.

Un luchador puede ganar un combate de dos formas:

  • Ganar por tocado, esto quiere decir que un luchador controla al oponente sobre el tapiz de lucha durante un tiempo que el árbitro considera suficiente como para dar victoria por tocado.
  • Ganar 2 de los 3 periodos. Un periodo se puede ganar de dos maneras:
    1. Por superioridad técnica, donde se distingue tres casos: por diferencia de al menos 6 puntos, por haber realizado 2 técnicas de 3 puntos o por haber hecho una técnica de 5 puntos.
    2. Por puntos, consiguiendo más puntos que el oponente. En caso de que un periodo acabe en empate en número de puntos ganará el luchador que tenga siguiendo el siguiente orden: menos amonestaciones, mejor técnica, haya marcado el último punto.

Si un combate termina con empate, se añade una prórroga de 30 segundos.

Una de las cuestiones que hay que tener muy clara a la hora de apostar es el número de categorías que hay en este deporte. Las principales categorías de lucha libre son las de peso sénior y peso juvenil. En el peso sénior los luchadores son mayores de 18 años y en el peso juvenil los luchadores tienen una edad comprendida entre los 17 y 20 años.

El peso sénior tiene 7 categorías que son: de 50 a 55 kilos, 60 kilos, 66 kilos, 74 kilos, 84 kilos, 96 kilos y la que va desde los 96 kilos hasta los 120 kilos.

En el peso juvenil hay 8 categorías que son: desde los 46 hasta los 50 kilos, 55 kilos, 60 kilos, 66 kilos, 74 kilos, 84 kilos, 96 kilos y la de 96 kilos hasta 120 kilos.

Rusia domina la modalidad de lucha grecorromana y Estados Unidos destaca en la lucha libre. En Irán, Turquía y Mongolia, la lucha es uno de los deportes más importantes del país, convirtiéndose en deporte nacional.

Las apuestas de lucha son limitadas en cuanto a tipos de apuestas pero se pueden encontrar buenas oportunidades para apostar. Las principales apuestas de lucha son: quien será el ganador del combate, de qué forma se conseguirá la victoria y que luchador será el campeón de la competición.