Registrarse en bet365

*Bono sujeto a términos y condiciones

Apuestas de Boxeo

Apuestas Boxeo

Las apuestas de boxeo enfrentan a dos púgiles sobre un cuadrilátero. Antes del combate, cada púgil es pesado y ha de tener el peso correspondiente a su categoría. Si un púgil no tiene el peso correcto, no podrá participar en las apuestas sobre el combate.

El púgil pelea sin pulseras ni collares, así como ningún peso que se pueda esconder dentro de los guantes de boxeo y pueda favorecerle como vencedor en las apuestas. El púgil se prepara a su manera, ya sea calentando los músculos de su cuerpo, recibiendo un masaje, o lanzando golpes al aire. Además, el púgil realiza saltos pequeños y se cubre, finalmente, con una bata para salir al cuadrilátero.

Empezado el combate, las apuestas se dividen en asaltos, o también conocidos como “rounds”. El número de asaltos en el boxeo profesional son normalmente de doce asaltos. El tiempo de estos asaltos es de tres minutos cada uno, separándose entre ellos por un minuto. En las apuestas de boxeo profesional, antes de un asalto y durante el descanso, se señala el número del asalto siguiente con un cartel a la vista del público.

Un púgil puede derribar al otro, aunque también puede convertirse en el púgil derribado en las apuestas de boxeo. Entre los numerosos golpes que ejecutan los púgiles, puede haber un golpe fuerte y colocado que derribe a uno de los púgiles, haciéndole perder el equilibrio o incluso haciéndole perder por unos instantes la conciencia. En ese momento, el púgil que permanece en pie aspira a ser el vencedor final en las apuestas.

El árbitro comienza a aplicar el conteo de protección. Este conteo se realiza en el boxeo cuando uno de los púgiles ha sido derribado. Durante varios segundos, no habrá más golpes hasta que el púgil derribado indica al árbitro que está preparado para seguir de nuevo en el combate. Si se completa el conteo y el púgil derribado no se recupera, la victoria en las apuestas será del púgil que dio el golpe y que está en pie.

Sin embargo, si el púgil derribado se levanta antes que el conteo termine, este hecho no significa que las apuestas del combate continúen. El púgil debe incorporarse tanto físicamente como mentalmente, y el árbitro valorará según el estado de este púgil si se reanuda el combate de boxeo.

En los asaltos también puede pasar que uno de los púgiles reciba un golpe que le deja fuera de combate, este golpe se llama K.O (knock out). El K.O. sucede cuando la cuenta de protección alcanza el límite y el púgil derribado no se recupera. El K.O. Se considera uno de los episodios más espectaculares en un combate de boxeo, y es decisivo en las apuestas, ya que el púgil derribado pierde el combate. Un tipo especial de K.O. es el K.O. técnico, donde también se decide quien es el púgil perdedor y el púgil vencedor en las apuestas..

Por último, en las apuestas de boxeo tenemos la victoria por decisión. Si el combate cumple todos los asaltos y uno de los púgiles no fue derribado por K.O. ni fue descalificado, el combate se decide entonces por el conteo total de puntos que cada púgil anotó en cada uno de los asaltos.

En cada asalto, un púgil habrá luchado mejor que el otro púgil. Los jueces del combate habrán valorado la lucha de cada púgil y habrán premiado al púgil con puntos según la certeza de sus golpes, el número de golpes, la eficacia de sus golpes, etc.

Las anotaciones de los jueces indican a los púgiles la puntuación que han conseguido y sus calificaciones serán indicadas al árbitro del combate quien dirá los resultados para nombrar al vencedor del combate.